Roedores

de del

MUS MUSCULUS.- (RATÓN COMUN)

- Tamaño pequeño.

- Hocico puntiagudo.

- Ojos pequeños y negros.

- Orejas anchas y largas

- Cola larga, recubierta de pelos negros muy finos.

- Olor  característico debido a su orina

 
Color, coloración muy variable según el hábitat, del castaño oscuro al castaño claro.
 
Longitud de cabeza y cuerpo, 6’8 a 9 cm.
Longitud de a cola de 5 a 7 cm.
Peso, de 10 a 20 gramos.
 
La reproducción, duración de la gestación  21 días
Camadas, de 6 a 8 crías
Número de camadas al año, de 4 a 6, pudiendo llegar hasta las 10.
Vida media, 2 años
 
Es una especie muy común. Es de interior. Habita bajo tejado. Se encuentra en cualquier lugar, devorando todo tipo de productos alimenticios y atacando a papeles, libros, aislantes, tejidos, plásticos, etc.
Sale perfectamente por la noche, pero igualmente se le ve en pleno día en los lugares no habitados.
 
DETECCION DE LA PRESENCIA DE MURIDOS
 
 
Por sus excrementos. Generalmente son oscuras, alargadas, ovales y con los extremos aguzados. La longitud de los excrementos oscilan según la especie.
 
- Los de ratón miden medio centímetro con extremos aguzados.
- Los de rata negra miden 1,5 cm. con los extremos aguzados.
- Los de rata gris son de 2 cm. con los extremos redondeados.

Por sus madrigueras. Si son pequeñas y situadas al pie de paredes interiores son de ratones. Si están en el exterior y son de mayor tamaño serán de ratas grises. Si su hábitat es bajo el tejado pueden ser ratas negras.
 
Por sus roeduras. Roen los cables eléctricos produciendo cortocircuitos. Roen muebles, utensilios y cualquier tipo de alimento.
 
Por sus huellas. Si pisan zonas polvorientas dejan impresas sus patas. Las delanteras marcan cuatro dedos. Las traseras cinco con el pulgar muy pequeño.
 
Por las sendas. Se desplazan desde sus madrigueras por los bordes de las paredes, a los lugares donde hallan su alimentación. En las esquinas muy frecuentadas se pueden apreciar trazas de su grasa corporal.


 
TRANSMISION DE ENFERMEDADES
 
 
Las ratas están consideradas de muy alta peligrosidad, debido a que son capaces de inocular, transmitir y contagiar, muchas enfermedades a las personas.
Hace pocos años todavía eran el principal azote de la humanidad. Las ratas son portadoras de enfermedades muy graves como la peste bubónica, la rabia, la triquinosis, la peste porcina, las fiebres recurrentes, el tifus, la tripanosomiasis, la tularemia y muchas otras más. Las transmiten a las personas por inoculación directa o a través de otros mamíferos, infectados directamente por ellas, como los perros, gatos y bovinos. O a través de insectos como pulgas, chinches y de los invisibles ácaros, que tan fácilmente se implantan en las viviendas, atacando a las personas, produciendo dermatosis y provocando ataques de alergia.
 
Los estudios periódicos y recientes que se vienen realizando en países de la UE y EU, demuestran que el porcentaje de ratas parasitadas, cuyo contacto puede resultar muy peligroso, es de más de dos ratas de cada tres.

Los mamíferos roedores que están adaptados para desarrollarse a expensas de las personas, se clasifican como múridos. Los múridos forman una gran familia, compuesta por más de 400 especies. Representan casi la cuarta parte del total de los roedores.
 
Los roedores se diferencian por su dentición. Poseen dos pares de incisivos que crecen continuamente. Los utilizan para roer todo lo que encuentran al paso. Necesitan roer para desgastarlos y afilarlos, a fin de poder controlar su crecimiento y utilizarlos para alimentarse.
 
Los múridos se caracterizan por poseer:
 

  • Una gran capacidad reproductora, con gestaciones continuas.
  • Una gran adaptabilidad a cualquier tipo de alimento.
  • Un gran conocimiento de la estrategia, para explorar e invadir los territorios.