Polilla

de del

POLILLAS DE LOS CEREALES

Aunque las polillas no se asocian normalmente con los comestibles, hay de hecho algunas especies que están adaptadas a explotar los alimentos y algunas de ellas se encuentran entre las plagas más graves de almacenes, fabricas y casas particulares.
 
Especies más frecuentes:
 
Plodia interpunctella (Polilla india de la harina): Ataca principalmente los frutos secos, las nueces y almendras, las larvas se encuentran también en el chocolate y a veces los cereales, el desarrollo desde el huevo al adulto es de 35 días aproximadamente.
 
Ephestia elutella (Polilla de los almacenes de cacao): Crea un grave problema en la industria del chocolate y puede dar lugar a la existencia de “gusanos” en el chocolate, no penetra en los paquetes herméticamente cerrados.
 
Ephestia kuehniella (Polilla mediterránea): Las larvas de la polilla mediterránea prefieren la harina de trigo, pero puede alimentarse de todo tipo de granos, cereales, semillas, pastas, cacao y frutos secos.
 
Las polillas adultas vuelan por la noche y las hembras ponen huevos uno 300 huevos en la harina.

 

POLILLAS DE LOS TEJIDOS

La lana, la piel y las plumas constan primordialmente de queratina, que es una proteína muy indigesta, sin embargo hay algunos insectos que están adaptados a alimentarse de esta dieta.
 
Las condiciones especiales de su intestino les permiten romper los enlaces de sulfuro de la queratina y así hacerla digerible.
 
Este tipo de plaga puede aparecer en peleterías, almacenes de tejidos, fabrica de pieles e hilados e incluso en las casas.
 
Especies más frecuentes:
 
Tineola bisselliella (Polilla común de las pieles): Esta pequeña polilla pone aproximadamente 100 huevos, que son muy difíciles de ver porque son muy pequeños y blanquecinos y generalmente los deposita en los pliegues de la ropa o entre los pelos de alfombras o pieles.
 
Al cabo de unos días los huevos hacen eclosión y cada larva empieza a hilar a su alrededor un tubo delgado como protección contra la desecación, el desarrollo desde el huevo hasta la polilla adulta puede durar desde un mes a un año, dependiendo de la temperatura, la humedad y la calidad del alimento.
 
Tineola pellionella (Polilla portaestuche de los roperos): Muy parecida a la polilla común de las pieles, son más fáciles de reconocer pues construyen una pequeña vaina tubular que llega a cubrirse de fragmentos de lana y pluma, precisa una mayor humedad que la polilla común de las pieles.