Avispas

de del

Las avispas instalan sus colonias o nidos en las grietas de los árboles, debajo o el interior de troncos abatidos, debajo los aleros de las edificaciones, en los resquicios de los tejados de las viviendas, dentro de los canalones y en cualquier lugar donde puedan instalar el avispero. Las especies que se convierten más fácilmente en plagas incluso colonizan en la tierra, formando nidos subterráneos.
 
Las colonias las forman las reinas. De sus huevos fertilizados salen las obreras que serán hembras estériles. Los no fertilizados producen los machos y otras reinas. Suelen aparecer a finales del verano.
 
Durante el invierno mueren todas las avispas, excepto las reinas inseminadas que sobreviven durante el invierno dentro de sus refugios. Las avispas confeccionan nidos de papel ondulado, con celulosa masticada, formando celdas donde la reina deposita un huevo en cada uno de ellos.

Un nido de avispas puede contener hasta unas 20.000 celdas. Pero lo más frecuente es que albergue de mil a cuatro mil obreras. Las obreras, al final del verano, construyen celdas reproductivas de mayor tamaño destinadas a las nuevas reinas. Los machos ocuparán las celdas viejas de las obreras. A finales de otoño el avispero empieza a decaer. Las nuevas reinas lo han abandonado llevándose los machos para acoplarse. Únicamente las reinas fecundadas sobrevivirán. Los machos y las obreras fallecerán en su totalidad.
 
Las avispas, a diferencia de las abejas pueden picar varias veces. No pierden el aguijón como sucede a las abejas. No obstante tampoco pican tan fácilmente. Son muy tolerantes, y no se excitan a menos que se las moleste y provoque con insistencia. Tienen que sentirse muy agredidas. Sus picaduras suelen ser muy dolorosas. El ataque de muchas avispas puede resultar una seria amenaza. Especialmente en personas con sensibilidad alérgica. Por ello es mejor mantenerlas a distancia.
 
ESPECIES MAS FRECUENTES
 
Vespula vulgaris (Avispa común) y Vespula germanica (Avispa alemana).